Ser.

por Vough

Deberá ser por algún llamado de la vida por la que escribo a la mitad del año, a la madrugada; iluminado bajo la única luz prendida en mi casa, bebiendo agua; es una noche fría, la estufa está prendida y mis manos están frías. Me erizo y no es de frío precisamente. Pensaba escribir en inglés pero frustré la idea para poder destilar toda mi pasión en un texto. Como siempre, busqué el socorro en la redacción. Volví a fallar. Las letras son fieles y nunca se apartarán de mí cuando venga y les implore derrotado y herido que me sanen, que me curen. Que son doctores de mi alma, y su medicina cura mis enfermedades más letales. Tantos sentimientos acumulados y tanto que intento guardar y guardar. Percibo el ojo gigante del juicio detrás de mí, pero siempre que me doy la vuelta para hacerle frente, se invisibiliza y vuelvo a dar la vuelta y agachar la cabeza, y continúo el rumbo. Tengo miedo, pero puedo aceptármelo; aunque qué valor tiene aceptarme las cosas a mí mismo si no puedo transmitírselo a mis deseos, mis ganas de accionar e ideas que anhelo proyectar. La soledad es una idea que me ofusca, pero ya sé que debo afrontar el hecho que si no estoy siendo honesto, y por ser honesto me quedo solo, no estoy en el lugar correcto, y debo incurrir a las personas que sí estén a mi lado junto a mi verdadera definición y expresión. Deseo poder demostrar mi cuerpo como me defino, mi alma, mis sueños, mis emociones, mis sentimientos, mis ideas, mis ganas de salir a comer, mis anhelos de anunciar públicamente mi homosexualidad a todas las personas, mi proyecto de recibirme y trabajar de lo que me hace feliz, mi flagrante ansiedad de conocer a alguien que potencie mi locura y exista por el hecho de haberse cruzado en mi vida, aún si ya la conozco o si aún no he tenido el placer de conocerla, y compartir los momentos que sé serán los más diáfanos de mi fugaz existencia, mi locura apasionada por viajar por todo el mundo y conocer la mayor cantidad de culturas y personas antes de morirme. Espero poder derrocarme. Espero poder destruirme. Espero no esperar más. Solo necesito la valentía y el coraje. Solo necesito que la mente se apague por un monstruoso insignificante segundo, un segundo, un segundo. Quiero ser real. Quiero abandonar la apariencia. Amaría amar, con la locura de mis características. Me avergüenza la vergüenza que me provoca decir: tengo miedo de ser yo, de ser mi definición.

Anuncios